Mucha gente sabe que el servicio oficial de junkers en Burgos es la mejor opción para el cuidado y mantenimiento de una caldera. Con un equipo de profesionales siempre estará en buenas manos.

Los trabajadores del servicio oficial de junkers en Burgos son especialistas en la parte mecánica de la caldera. Ante cualquier indicio que te indique un mal funcionamiento, ellos serán los primeros en detectarlo.

No obstante, en ocasiones podrás valerte por ti mismo sin ayuda de personal cualificado. Todos los años la caldera necesita ser purgada y en este post te queremos enseñar a cómo has de llevarlo a cabo.

Aunque habrá que purgarla varias veces durante el transcurso del año, siempre que se instale una caldera por primera vez conviene realizar esta labor. De esta manera, estarás evitando bloqueos por exceso de temperatura.

El primer paso que tendrás que dar es introducir agua en la instalación. Una vez que llegue a la presión a la que va a funcionar normalmente, 1 bar aproximadamente, deberás preparar un recipiente para hacer el purgado.

Localiza la unidad condensadora. Por regla general suele encontrarse en la parte más alta y tiene forma de bidón. En su parte superior encontrarás una goma de unos 25 centímetros. Será esa goma la que tengas que dirigir al recipiente que has cogido previamente y abrir los conductos.

Cuando los conductos hayan sido abiertos, notarás que empieza a salir aire. Continúa así hasta el momento en que veas que ya no sale aire y comienza a salir agua. Aguanta así un par de segundos y cierra el conducto de manera definitiva.

Si el purgamiento no se hiciese correctamente, podría generar una situación de bloqueo que podría derivar posteriormente en una avería en la caldera.

En Sat Rodríguez llevamos trabajando muchos años en el sector de la caldera.